Los fotógrafos Lambe-Lambe, que inspiraron el nombre de la compañía teatral Lambe-Lambe, son también conocidos como lame-lame. Han estado presentes desde el siglo XIX en espacios públicos de muchas ciudades de Brasil y jugaron un papel muy importante para la popularización de la fotografía en este país.

 

La explicación del origen del término se encuentra en que los fotógrafos lamían la placa de vidrio para saber cuál era el lado de la emulsión y así fijar la imagen.

La solución química convencional está compuesta por sales de plata sensibles a la luz. La estructura metálica varía en tonos de gris que van desde el negro a gris claro, creando una fotografía en blanco y negro, en proporción a la intensidad de luz recibida durante la exposición. La fijación se produce cuando la película revelada se somete a una solución ácida de sodio hiposulfito, agente que, en contacto con una sal de plata, tiende a formar un tiosulfato de plata. Sin esta fijación la vida de la fotografía se reduciría a unos pocos minutos.

 

Características que llevaron a la expresión

 

Los tiosulfatos complejos de plata tienen un sabor dulce, el tiosulfato de sodio tiene un sabor amargo. La fijación consiste en la formación de tiosulfatos solubles complejos, que se eliminan fácilmente en el lavado de la fotografía, dando una duración indeterminada a la fotografía. De lo contrario, las sales y el sabor amargo no podrán ser eliminados y la vida de la fotografía se verá seriamente comprometida. Por lo tanto, con el fin de garantizar la calidad del trabajo, utilizaban su lengua para evaluar la calidad de fijación y del lavado en sí mismo. Los clientes y transeúntes que veían esta escena no podían entender por qué esos hombres lamían cada poco las fotos.